Jacinto Benavente

“A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho”

“Al amor lo pintan ciego, para no ver los obstáculos; con alas para salvarlos”

“Bienaventurados nuestros imitadores porque de ellos serán nuestros defectos”

“Buena excusa la de los que no aciertan a gobernar casa ni pueblo, decir que son ingobernables”

“Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!”

“Cuando no se piensa lo que se dice, es cuando se dice lo que se piensa”

“Decimos “No me comprende” porque es menos triste que decir “no me ama”

“El amor es así, como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro”

“El amor es como don Quijote: cuando recobra el juicio es para morir”

“El amor existe en nosotros mientras seamos capaces de amar, aunque nadie nos ame”

“El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo”

“El pretexto para todas las guerras: conseguir la paz”

“El que es celoso no es nunca celoso por lo que ve; con lo que imagina basta”

“El verdadero amor, el amor ideal, el amor del alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada, sin exigirle a cambio la nuestra”

“En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero”

“En la vida, lo más triste, no es ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo”

“Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia”

“La admiración no interroga nunca: con admirar comprende”

“La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger”

“La vida nos dice en sus lecciones que, alguna vez, para ser bueno, hay que dejar de ser honrado”

“Lo mejor de nuestra vida está en el corazón de los que nos aman”

“Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos”

“Los amores son como los niños recién nacidos, hasta que no lloran no se saben si viven”

“Los dictadores pueden reformar las leyes pero no las costumbres”

“Los pueblos débiles y flojos, sin voluntad y sin conciencia, son los que se complacen en ser mal gobernados”

“Los recuerdos tienen más poesía que las esperanzas, como las ruinas son mucho más poéticas que los planos de un edificio en proyecto”

“Muchos creen que tener talento es cuestión de suerte; nadie que la suerte sea cuestión de tener talento”

“No está mal una mala mentira cuando defendemos con ella una buena verdad”
“No existe la felicidad, sólo existen momentos felices”

“Por amor, una mujer es capaz de todo, hasta de hacer traición a su amor, si la traición es por salvarle”

“Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser otra cosa que la venganza de los cobardes”

“Sólo temo a mis enemigos cuando empiezan a tener razón”

“Todos creen que tener talento es cuestión de suerte; nadie piensa que la suerte puede ser cuestión de talento”

“Tonterías son los disparates que no producen dinero”